Causas y tratamiento del desgarro muscular

El desgarro muscular consiste en la rotura de las fibras musculares. Este puede ser total o parcial y generalmente está causado por un traumatismo o un fuerte impacto. También se ve afectado el tejido circundante que rodea la zona.

Las causas de un desgarro muscular

  • Un esfuerzo intenso, sobre todo en deportes en los que se fuerza el músculo al máximo.
  • Falta de ejercicio. En personas que llevan un modo de vida sedentario la fibra muscular se debilita estando más expuesta a desgarrarse bajo mínimas condiciones de presión.
  • Traumatismo en deportes de contacto
  • Una mala alimentación o falta de nutrición adecuada provoca deficiencias en la contracción de la fibra muscular.
  • Problemas de circulación que provocan que la masa muscular no reciba el aporte necesario de sangre y oxígeno, o bien que los desechos no se eliminen de forma adecuada, con lo cual el músculo se “intoxica”.
  • Falta de calentamiento antes de iniciar ejercicio o estiramientos inadecuados.
  • Diabetes.

Tratamiento

  • Terapia RICES, que consiste en reposo, aplicación de frío en el momento de la lesión, compresión con venda y elevación del miembro afectado.
  • La duración varía en función de la gravedad del desagarro tratado.

Prevención

  • Al comienzo y al final del ejercicio hay que tener mayor precaución. Al principio porque el músculo aún está frío y al final porque la deshidratación y el cansancio lo debilitan,
  • Beber suficiente duerante el ejercicio
  • Si ha habido desgarro, no retomar el ejercicio hasta después de unas ocho semanas.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*