EL FERVOR POPULAR DEL SANT CRIST DE LA SANG por Josep Osma

“És la Sang d´es Senyorio; el Corpus és la Sang de sa gent de ploma i arpa; i la Sang, és la Sang és de tothom” Mossèn Gabriel Maura i Montaner (1840-1907)

La SANG

Tras la procesión de los Estandartes, que se celebrará el Viernes de Dolores, con salida desde la iglesia conventual de los PP. Capuchinos, con finalización en la Real Basílica de San Francisco de Asís, donde se pronunciará el Pregón de esta presente Semana Santa, y las procesiones del Domingo de Ramos titulada “Entrada de Jesús en Jerusalén”, y las de los días Santos del lunes, martes y miércoles discurridas por diversos barrios de Palma, llegará la más importante de todas, la del Jueves Santo o del Sant Crist de la Sang, procesión que este año cambia el orden de participación de las 33 cofradías palmesanas desfilando por antigüedad, es decir, de la más moderna que es la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Nuestra Señora de la Paz fundada en 2008 cerrando el desfile procesional la Antiquíssima Confraria de la Creu de Calatrava fundada en el año 1902.

Esta procesión es la más antigua y la de más alta participación de cofradías con sus pasos y agrupaciones musicales, sin olvidarnos de los penitentes libres conocidos por el vulgo como es cambrum, y fieles que a lo largo de su itinerario esperan el paso de la Santa Imagen más devocionada de Mallorca, y por qué no decirlo, sin olvidarnos de la chiquillería extendiendo sus manos a la espera de ser obsequiados por los anónimos cofrades de unos endémicos confts de caperutxa mallorquines, y de los cientos y cientos de fieles que irán con sus velas encendidas y con sus plegarias detrás de la Santa Imagen en esa noche del Jueves Santo por esas ancestrales calles de la ciudad de Palma.

El 8 de noviembre de 1458, el papa Pío II (1405-1464) aprobó las reglas de la Confraria de la Precciosíssima Sang del Nostre Senyor Jesuchrist. La Prohomonia o Esponjes de la Sang, como eran conocidos sus miembros, además de asistir a la procesión del Jueves Santo y actos litúrgicos, se dedicaba a la recaptación de limosnas para el sostenimiento del Hospital General. Su junta de gobierno estaba formada por el sobrepasat (mayordomo), canciller (secretario), clavari (tesorero) y prohoms (vocales).

Litografía antigua de La Sang

Litografía antigua de La Sang

A partir del siglo XVI se incorporar a esta procesión los gremios artesanales, por orden cronológico de antigüedad de fundación, con sus propios pasos o figuras; delante iban los más modernos, detrás los más antiguos, con caperuzas y hábitos blancos: moliners de vent (molineros de viento), la Degollación de los Santos Inocentes; porgadors i mesuradors (cribadores y medidores), la Transfiguración; corders ( cordeleros), la Samaritana; velluters (terciopeleros), la Resurrección de Lázaro; flassaders (manteros), Entrada de Cristo en Jerusalén; marxandos (marchantes), la Despedida de María Santísima; capellers (sombrereros), , la Cena Eucarística; esparters (esparteros), la Oración de Getsemaní; moliners d´aigo (molineros de agua), San Pedro cortando la oreja a Malcos; blanquers i assaonadors ( curtidores), la Traición de Judas; traginers de garrot (trajineros de garrote), Jesús sentenciado a muerte; hortolans (hortolanos), Jesús objeto de burlas; picapedrers (albañiles), Jesús, de Herodes a Pilatos; carnisers (carniceros), Jesús azotado; forners ( panaderos), Jesús coronado de espinas; teixidors de lli ( tejedores de lino), Ecce-Homo; pescadors ( pescadores), Pilatos lavándose las manos; gerrers (alfareros), Jesús cargado con la Cruz; boters ( toneleros), la Verónica; fusters (carpinteros), Jesús cayendo bajo espeso de la Cruz; sabaters zapateros), el sorteo de la túnica de Jesús; sastres i calçeters (sastres y calceteros), Jesús clavado en la Cruz; teixidors de llana ( tejedores de lana), Jesús bebiendo hiel y vinagre; paraires (pelaires), Jesús pronunciando las palabras “ Ecce Mater tua”; y ferrers (herreros), María Santísima al pie de la Cruz.

El 12 marzo de 1777, el cuerpo de regidores del Hospital General se reúnen en el ayuntamiento de Palma con la corporación municipal presentando queja formal contra el obispo de Mallorca, el Juan Díaz de la Guerra (1726-1800), prelado polémico y anti lulista y que en ese año había decretado la supresión de la procesión del Sant Crist de la Sang.

El consistorio medio entre los regidores hospitalarios y el obispo, y finalmente la procesión pudo realizarse aunque con un itinerario mucho más corto del que se venía acostumbrado.

En 1836, tras abolirse los gremios, la procesión del Jueves Santo era concurrida por estamentos clericales, como asociaciones, congregaciones y parroquias. Durante el trienio liberal del general Baldomero Espartero las procesiones de Semana Santa fueron prohibidas, aunque poco tiempo después volverieron a ser permitidas.

A finales del siglo XIX el itinerario de la procesión del Sant Crist de la Sang era muy diferente a la que actualmente podemos ver. Varios historiadores como el archiduque Luis Salvador de Austria, Pere d´Alcàntara Penya, Josep de Oleza, J. Llabrés Bernal y Gabriel Llompart Moragues, coinciden en es recorrido, saliendo de la iglesia de la Anunciación a las cuatro y media de la tarde y con marcha pausada y solemne, con varias bandas de música que interpretaban piezas sacras, visitaban algunas casas señoriales y conventos de monjas de clausura, parándose en el de Santa Clara, donde se paraba media hora para relevar a la tropa de escolta y ofrecer un refrigerio a las autoridades, entrado en la catedral, y la Sang, tras ser venerada por el pueblo, regresaba sobre las diez de la noche a su templo.

Por su parte, Ramón Medel escribe en su “Manual del viajero en Palma de Mallorca (1849)”: “Pocas son las procesiones que se celebran en Palma; pues sacando la del general de Corpus Christi que sale de la Catedral, y las particulares que pasean en sus respectivas parroquias, solamente queda la del Santo Cristo de la Sangre conducido el Jueves Santo del Hospital General hasta la Catedral y acompañado por multitud de nazarenos que llevan hachas encendidas y atributos de Pasión”.

Antigua fotografía de La Sang

Antigua fotografía de La Sang

La talla del Sant Crist de la Sang que preside su procesión desde 1554, es obra anónima. Es de estilo barroco, es decir, de brazos largos y poco cuerpo con desplome de su cabeza a la derecha; lleva peluca de pelo natural, está realizado en yeso y madera de alcornoque con un peso aproximado de 73 Kg. Esta depositada para su veneración en un camarín en la iglesia de la Anunciación de Nuestra Señora, en el Hospital General, y pertenece al Consell Insular de Mallorca.

El camarín que alberga la talla fue empezado a construir en 1743. Es neobarroco, con cúpula de las llamadas de media naranja y consta de un intercolumnio de forma clásica. El habitáculo forma parte de una capilla que contiene una notable pinacoteca con escenas religiosas barrocas. Dos escaleras acceden a un deambulatorio donde se rinde el besapies al Sant Crist, hoy en día protegido por un grueso cristal debido al acto vandálico producido por un perturbado mental que grito “ Dios me lo ha ordenado” el día 18 de diciembre de 2002, destrozándolo en un sinfín de fragmentos. Milagrosamente, la parte que no sufrió graves fue la cabeza.

Restauración del Sant Crist de la Sang

Restauración del Sant Crist de la Sang

Fue reconstruido a instancias del Consell Insular de Mallorca, y durante dos años en los que no pudo presidir su procesión fue sustituyo por otro de menor tamaño y peso. Curiosamente ese mismo individuo, unas semanas antes destrozo un grupo escultorico que se hallaba en el zaguán de la iglesia conventual de los PP. Capuchinos de Palma.

Como todas las imágenes sagradas que gozan de fervor popular, el Sant Crist de la Sang posee una innumerable cantidad de exvotos que le fueron ofrecidos por las personas que le solicitaron su intervención milagrosa y vieron cumplidos sus plegarias. Hace muchos años se podían ver esas ofrendas en el camarín de la Santa Imagen, pero hoy en día, se hallan fuera de la vista de los fieles en una dependencia del templo. Uno de esos exvotos que recuerdo, y el cual contemplaba con admiración y respeto después de saber su historia, era una simple cuerda; para saber sobre esa trágica historia, remito a los seguidores y seguidoras de “Baleares Universal Magazine” a mi artículo publicado en el mismo el pasado 9 de marzo y titulado “ El trágico fin del Miramar”.

Este año la procesión del Sant Crist de la Sang, dará inicio a las 19:00h desde la iglesia de l´Anunciació (Hospital Provincial) con el siguiente itinerario: Plaza de l´Hospital, Costa de la Sang, Oms, Sant Miquel, Plaza Major, Plaza Marqués del Palmer, Colom, Plaza de Cort, Palau Reial, Plaza de la Seu y entrada en el templo mayor mallorquín.

Curiosamente, la festividad de Sant Crist de la Sang no se celebra en el Jueves Santo, lo hace en el primer domingo del mes de julio con una misa concelebrada por el obispo de Mallorca junto con varios eclesiásticos, con asistencia de autoridades, y la Santa Imagen bajada de su camerino y puesta delante del altar en posición horizontal para poder besada con devoción por los fieles.

Finalizo estas líneas dedicadas al Sant Crist de la Sang con un fragmento del poema “Sa processó des Dijous Sant”, compuesto por el polifacético Pere d´Alcàntara Penya (1823-1906):

Un temps hi anaven persones d´arraigo,
es mosssons,es frares, es vells menestrals,
amb penons de grana, i un pas o figura
de la passió Santa del Redemptor Sant.
Aquells senyors nobles, aquells homos graves,
aquells pares mestres, aquells presentants,
amb ciri amb tases, que amb gran compostura
i amb ordre el més serio passaven resant;
aquella reunió
de gent respectable, anant amb parelles
amb gran devoción,
guardant gran silenci, bé dir-se podria

que era processó.

josep maria osma

josep maria osma

 

 

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*