ENTREVISTA A MIQUEL SEGURA MIRÓ por Josep Osma

Miquel Segura Miró (Felanitx, Mallorca, 1960), panadero y repostero, regenta la Pastisseria de Ca’n Miquel, establecimiento, a la vez salón de té y cafetería, negocio situado en el nº36 de la calle del General Riera, una de las arterias principales circulatorias de la entrada y salida de esta ciudad de Palma de Mallorca.

Este año, en su tradicional “paradeta” en el mercado medieval, uno de los muchos eventos organizados dentro del Día de Ses Illes Balears, una de las novedades que presentaron, y con mucho éxito, yo la recomiendo, ha sido la “ensaïmada de bacallà”, de bacalao.

Durante la entrevista, tanto él como su equipo humano, no cesaban de elaborar “cocarrois”, “crespells”, “panades”, robiols”… Finalizamos esa amable charla recordando a un buen amigo en común, también llamado Miquel y de su misma profesión, y de apellido Pujol, fallecido el 18 de febrero de 2014, quien durante muchos años fue el propietario del famoso y antiquísimo Forn de Ca’n Miquel de Sa Pelleteria, en el barrio de Sa Calatrava que cerró sus puertas en el año 2012.

Haciendo Crespells
-¿Cómo fueron tus comienzos en tu profesión?

Curiosamente, un día antes de cumplir los catorce años de edad, empecé a trabajar como aprendiz en el Forn de Ca’n Joan Segura, de Muro, donde estuve dos años, por cierto, este horno hoy en día está cerrado por jubilación de su propietario; y transcurrido ese tiempo, todavía no tenia decido a que dedicarme en mi futuro laboral, así que me concedí un tiempo de reflexión, tras el cual me aceptaron en el Forn de Ca’n Pomar, en Campos, donde, casualmente permanecí dos años porque tuve que realizar el Servicio Militar, en el Arma de Aviación, aquí en la isla.

-¿Cuándo empieza la razón social de Ca’n Miquel Antic Forn de Porreres?

Estando en la “mili”, se vació en antiguo Forn de Ca’n Pistola, de Porreres. Al terminar mi periodo en filas, llegué a un acuerdo con su propietario y el 30 de marzo de 1981 lo reabrimos con el nombre de Ca’n Miquel.

-¿Coincidencia que el anterior propietario del lugar donde estamos tenga tu mismo nombre de pila y tu primer apellido?

En eso coincidimos aunque no somos parientes; él era primo de Joan Segura, de Muro, mi primer maestro en este oficio.

-¿Cuándo inauguraste Pastisseria Ca’n Miquel Antic Forn de Porreres aquí en el n°36 de la palmesana calle del General Riera?

En noviembre hará 25 años, o sea, fue en 1991, teniendo todavía el de Porreres, pero era mucho trajín a diario ir del pueblo a la ciudad para ocuparme de los dos negocios y decidí quedarme solamente con el de Palma añadiendo la coletilla de Antic Forn de Porreres.

Salon de degustación

-¿Cuál es la típica repostería mallorquina en estos tiempos de Cuaresma, Semana Santa y de Pascua de Resurrección?

Lo que es repostería típica mallorquina no hay de Cuaresma y Semana Santa, ya que la mayoría de esos productos están elaborados con “saïm”(manteca). Lo que si solemos hacer en estas fechas es empezar a preparar los ingredientes que lleva la repostería de Pascua, para después hacer los “robiols” de cabello de ángel, “crespells”, monas de Pascua de chocolate, y por supuesto las “panades” de cordero tanto de pasta lisa como de pasta dulce.

-Alguien me comentó que mucho tiempo antes de la promulgación de la Ley 28/ 2005, de 26 de diciembre de 2006, por la cual se prohibía fumar en establecimientos cerrados, tú ya te habías anticipado en tener tu “pastisseria” libre de humos…

Sí, es verdad. Consideré que tanto la zona de la tienda como la de degustar ión, los humos procedentes del tabaco afectaban los aromas y sabores de los productos que ofrecíamos al cliente.

-¿Qué tipo de clientela tenéis?

En cuestión de comprar el pan del día, básicamente es de la barriada, y más que clientela la consideramos amistades. De sentarse y beber una taza de chocolate acompañada de una o de una generosa porción de “cuarto”, viene gente de paso o recomendada por otras que ya antes nos habían visitado; también en fechas señaladas como las de finales del mes de octubre, por la festividad de Ses Verges, solemos vender muchos kilos de “bunyols” que yo mismo hago delante del cliente. En Navidad ofrecemos turrones artesanales. Por Reyes el clásico “roscón”, el “Dijous llarder”, el Jueves lardero, primer día de Carnaval la “ensaïmada” con trozos de “sobrassada” y por Semana Santa los “confits de caperutxa” y unos deliciosos bombones para la festividad de San Valentín, el patrón de los enamorados y enamoradas, “espinagades” por Sant Antoni.

-¿Algún personaje famoso ha tenido el placer de saborear vuestros productos?

Recuerdo, y además con mucha simpatía, a los que fueron jugadores del Real Club Deportivo Mallorca y vecinos nuestros Juan Arango, que venía con su esposa e hijos y Pierre Webó; también un cliente asiduo era Coco Meneses, periodista y escritor especialista en Borges, otra habitual era la cantante María Laura Corradini Falomir, artísticamente conocida como Chenoa, cuando residía con sus padres a escasos metros de aquí.

Y sin ánimos de hacer publicidad, quien estas líneas escribe, aconseja a los lectores de este Magazine que se acerquen a este lugar idílico, bien sean en la zona de tienda o en degustación cómodamente sentados en su cómodo y romántico mobiliario, rodeado de cuadros y espejos que nos hacen transportar a aquellos cafés de finales del siglo XIX o principios del XX, una buena taza de chocolate acompañado de una de la piezas más endémicas de la repostería mallorquina.

joseposma esRadio97.1

joseposma esRadio97.1

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*