La ansiedad y las comidas rápidas, enemigos de la dieta

Siguiendo con nuestros consejos sobre buena alimentación, dietas y comida sana, hay que tener en cuenta que comer muchas veces requiere tiempo, pero en la vida cotidiana a veces no contamos con muchas horas para cocinar estupendos platos que además de sanos y sabrosos luzcan apetecibles.

Saber comer también implica ser realistas, dominar recetas sencillas pero nutritivas que nos ayuden a comer de forma sana y utilizando los recursos que tengamos a nuestro alcance. Freír, cocer, saltear verduras, ese tipo de pasos que pueden lograr recetas muy fáciles y sabrosas, con tiempos de cocción realmente accesibles y que hacen a nuestra dieta cotidiana.

Una buena forma de comer sano es preparar nuestros propios platos y no depender de la comida preparada. Normalmente, estos platos son abundantes en grasas y no ayudan a mantener la línea si lo que buscamos es comer de forma sana.

Combatir la ansiedad, clave para el equilibrio

Hay diferentes vicios que las personas tienen para enfrentar la ansiedad. Están los que fuman, los que comen, los que salen a correr, cada uno se enfrenta a sus temores, miedos y angustias de la forma en que puede.

En el caso de los ansiosos que comen y pican constantemente, una buena solución es reemplazar la comida por agua. Muchas veces la ansiedad puede canalizarse mediante la ingesta de agua. Claro que hay que habituar el cuerpo porque al principio tomaremos agua y después iremos inmediatamente a comer algo, pero con tiempo y dedicación se puede lograr una buena alimentación, una dieta equilibrada y eliminar esos momentos de ansiedad tomando agua, así no picaremos entre comidas y podremos cubrir nuestra necesidad de calorías de forma correcta.

 

www.blogdefarmacia.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*