LA LEYENDA DEL DRAC DE NA CÒCA

Artículo dedicado a la memoria de mi buen amigo y hermano en la Cofradía de Penitentes de la Juventud Antoniana de Palma de Mallorca Miguel Cocaña Galán

Artículo dedicado a la memoria de mi buen amigo y hermano en la Cofradía de Penitentes de la Juventud Antoniana de Palma de Mallorca Miguel Cocaña Galán fallecido de forma repentina el pasado día 18 en Palma de Mallorca, el cual fue portador de la escenificación del Drac de Na Còca durante mucho tiempo en las fiestas populares mallorquinas y al que le podemos ver en una de las imágenes adjuntas a estas líneas: REQUIESCANT IN PACE FRATI ET AMICUN MIGUEL.
El Museu Diocesà de Mallorca, que se halla anexo al palacio episcopal, cuya sede es el antiguo oratorio de Sant Pau, datado en 1350, fue fundado por el obispo Pere Joan Campins i Barceló (Palma, 1859-1915), siendo inaugurado un año después de su muerte. Una de las piezas que forman su rico y variado fondo artístico es, y que se halla al lado de la recepción, un pequeño cocodrilo disecado. Seguramente, las personas que visiten el museo se sorprenderán que en ese lugar donde se exhiben pinturas y esculturas, cerámicas talayóticas, punicas, romanas, árabes y medievales cristianas, figure ese reptil. Veamos su historia, mejor dicho, su leyenda…

drac

A finales de la primera mitad del siglo XVII, el pánico se adueñó del señorial barrio de Sa Portella. Se decía que habían desaparecido niños de corta edad que vivían en plantas bajas y que se había visto por los aledaños un enorme dragón que salía por las noches del subsuelo en busca de su sustento: carne humana. También se decía que podía haberse escapado de un barco atracado en el cercano muelle y que encontró escondrijo en las cloacas:

caallesportella

“Pel carrer de Sa Portella,
quan la nit cau,
diuen que hi surt una bèstia;
valga´ns Déu, val!

S´engoleix les criaturas
valga´ns Déu, val!
Les mares de Sa Portella
Ploren d´espant.”
Canción El drac de na Còca, fragmentos. María del Mar Bonet, Gabriel Janer Manila y José Antonio Martín Curty
Una noche, Bartomeu Còc, gobernador de la plaza de Alcúdia, tras dar el santo y seña en la puerta de muralla de Sa Portella, una de las ocho que formaba el perímetro amurallado de Ciutat de Mallorca, 3.215 canes mallorquines (5.00om metros), accedía a intramuros a lomos de su caballo. Segundos después, y sin perder de vista a ambos lados de la estrecha calle por si aparecía el animalote, del cual ya tenía noticia de su existencia, llegaba a la ventana de la casa de su amada, Catalina Costa que ya le estaba esperando.

Transcurridos unos instantes de intimidad entre los dos enamorados, Còc, que no había dejado estar vigilante, vio un sombra que avanzaba hacía él emitiendo extraños rugidos, al grito de “Es drac! “, desenvainó su espada entablo lucha con el reptil. Tras una lucha con denuedo, nuestro caballero hundió la punta de su arma blanca en la barriga del animalote, haciendo teñir el suelo empedrado de la calle con su sangre verde. Bartomeu Còc, al ver que la bestia ya pertenecía al mundo de los no vivos, lo arrastro, con ayuda de su caballo, ante los pies de Catalina con estas palabras: “ Vet ací es drac de na Còca!”:

“Es trepig d´un cavaller
pes carrer de Sa Portella
alegra es cor de la jove
que guaitava a sa finestra.
S´amor li dava coratge.
Son nom, es desig de vèncer,
Sa fe, sa confianza en Déu…
Es drac envestí… l´espera.”

Poema Es drac de na Còca, fragmentos. Bartomeu Ferrà Perelló.
Bartomeu Còc, sirvió como capitán de infantería en los ejércitos del rey Felipe IV (1605-1665). Fue hecho prisionero con su compañía en el cabo de Gata por tres galeones moros, permaneciendo recluido en Argel durante un año y medio siendo rescatado por su familia por el precio de 1.500 reales de a ocho. El rey, por sus servicios prestados, lo nombró gobernador de Alcúdia y le otorgó el señorío de Campos y de Santanyi. En su testamento, en cuyos bienes se hallaba el reptil disecado, al no haber tenido descendencia, nombró heredera a su esposa, Catalina Costa. Tras su muerte, Còc, ocurrida el 19 de mayo de 1677, Catalina contrajo matrimonio en segundas nupcias con Francesc Rosselló, cuya casa familiar se hallaba en la esquina de la plaza de Santa Eulàlia con las calles Cadena y Església de Sant Eulàlia. Cada 31de diciembre, en ocasión de la Festa de l´Estandart, era colgado de la fachada de la casa y después guardado en un arcón. En la segunda década del siglo XX, una criada, realizando la limpieza, abrió el arcón y al ver el animalote sufrió un infarto de miocardio que le produjo la muerte; raíz de ello, el que era heredero de la familia, Francesc Rosselló i Miralles, lo donó al obispado de Mallorca:
“Encara ric d´un senyor.
Tanta en duia que plorava
el vespre quan me n´anava
a davant Can Rosselló,
per veure fermat pel cos
penjat com una miloca
un animalot molt gros
que es deia “El Drac de na Còca”
amb barram d´aquí a allà
i una llengua serpentina.
Quina por em fa, padrina!
Quina por en fa!”

Poema Sa Colcada , fragmento. Pere d´Alcàntara Penya i Nicolau.Jose maria osma

 

“I aquí, sa història és acabada,
sa d´en Còc, valent cavaller,
que amb una bona espassada,
matà a sa fera gegantada
per sa Portella, senyoral carrer.”

Poema Mort l´ha en Còc. Josep Maria Osma Bosch

 

Josep Maria Osma Bosch

josepdemallorques@gmail.com.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*