Mario Mola Díaz amarra el Subcampeonato Mundial de Triatlón

Mario ha batido una vez más el record de la prueb

Llega la hora de la verdad, llega inexorablemente la última prueba de las Series Mundiales de Triatlón. Chicago una ciudad mítica que alberga este día los sueños de los triatletas inscritos en la prueba, de los 75 participantes, ocho pueden aspirar a la gloria, nunca un campeonato mundial había tenido tanta expectación por el resultado, se barajaban múltiples combinaciones, algunas de ellas obviamente barajaban la indisposición o incidente del contrario, pero las opciones allí estaban.

Nuestro campeón mantenía la expresión de tranquilidad que le caracteriza

El club de “fans” de Mario Mola, reunidos en un cónclave de ansiedad, esperaba con expectación los resultados de la prueba, habíamos realizado todas las combinaciones posibles, solo faltaba esperar y todo dependía de la fortaleza de nuestro querido triatleta. A las 11:45 h. conectamos con el canal de televisión que nos ofrecía la prueba; observamos a los atletas que iban pasando frente a la cámara y cuando el objetivo de la misma se paraba en Mario, nuestros gritos de apoyo eran impresionantes. Nuestro campeón mantenía la expresión de tranquilidad que le caracteriza y nos trasmitía el sosiego que necesitábamos.

Mario en sexta posición a 15” segundos del primer clasificado

El día en Chicago era precioso, un ambiente primaveral que influía paz y tranquilidad: la temperatura exterior 19.5ºC con una suave brisa y la del Lago Míchigan a 17.6ºC esta temperatura permitía a los gladiadores en liza usar neopreno para el tramo de natación. Suena el claxon de salida, los atletas se tiran al agua y empieza el chapoteo infernal de siempre, en esta prueba no se puede distinguir unos de otros, en esta ocasión, solo había un pase por meta, la prueba se realizaba a una sola vuelta, se nadaban los 1.500 m de un tirón. Van llegando nadadores y cual sería nuestro júbilo al ver a Mario en sexta posición a 15” segundos del primer clasificado y por delante de sus más directos adversarios. Viendo esta fabulosa llegada, nuestro entusiasmo se disparó al límite; todos en pié, vitoreando a nuestro campeón, faltaba mucha prueba por delante, pero ya intuíamos las grandes posibilidades de que Mario se alzase con el triunfo.

chicago triatlon 1Llega la primera transición y como un enjambre de abejas todos van volando a coger la bicicleta habiéndose despojado del traje de natación. Asustados vemos a Mario se le ha enganchado un pié en la pernera del neopreno, cualquier detalle nos hace sufrir o temer, no pasa nada y sale con el primer grupo de ciclistas, (cuantas veces no habremos suspirado para esta situación, parecía que siempre estábamos condenados a estar en el grupo perseguidor) pero esta vez, la situación ha cambiado. Empieza otra batalla; 40 Km a recorrer como diablos. El recorrido es muy exigente: nueve vueltas a un circuito corto, con muchas curvas que rompen el ritmo y las piernas (por las continuas paradas y arrancadas) Pero Mario ahí está; vigilante, bien situado en los primeros puestos, sin dar ocasión a las sorpresas. El ritmo no es muy alto, se ve que todos se reservan para la carrera pié, al extremo que el grupo perseguidor, a la quinta vuelta les engancha y se forma un grupo de unos sesenta corredores, no nos preocupa, Mario sigue en la brecha y conociendo sus fabulosas aptitudes como corredor a pié, las aspiraciones siguen intactas. Un momento de tensión cuando vemos que hay una caída y por el maillot, vemos que el damnificado es un español, se trata de Vicente Hernadez, sale ileso pero con la bicicleta averiada, no puede seguir en la prueba, que lástima que después de tantos esfuerzos e ilusiones, tenerse que retirar en estas condiciones.

Vuelven las alternativas ocupando alternativamente la primera posición de la carrera

Segunda transición, con tantos corredores es un guirigay terrible, pero vemos a Mario con su blanca visera y sus gafas tornasoladas ocupar la sexta u octava plaza. Empieza la hora de la verdad, el momento cumbre ha llegado, aquí y ahora se define toda la temporada, todos los sufrimientos y esfuerzos realizados durante ocho largos meses se dilucidan en los diez kilómetros de carrera a pié. Nuestras esperanzas se mantienen intactas, confiamos en la superioridad archidemostrada de nuestro triatleta en este tramo. ¡Vamos Mario, estás a las puertas de la gloria! De manera implacable va superando a los corredores que le preceden y solo le puede aguantar el ritmo, el crack de este deporte; Javier Gomez Noya.  Juntos van ganando metros, mutuamente se van probando las fuerzas y se alternan en la primera posición. Nuestros corazones palpitan a ritmo de caballo, nuestros gritos de entusiasmo llenan toda la casa, es fantástico vivir estos momentos, no hay nadie sentado, todos en pié jaleando a nuestro querido Mario. ¡Adelante Mario! A falta de una vuelta y nuestro triatleta quiere consolidar el subcampeonato mundial, por detrás y a pocos segundos les persiguen los corredores implicados en las primeras posiciones, ante la duda y sobrándole fuerzas Mario quiere intensificar el ritmo y observa cierta conformidad en Gomez Noya (el resultado para él es bueno, nadie lechicago triatlon 2 entorpece ser el campeón mundial) Mario girándose hacia su compañero de escapada, le grita ¡pasa! Y le incita a mejorar el ritmo (que es endiablado, están corriendo entre 22 a 26 Km/h. como motos) Gomez reacciona y eleva el ritmo, vuelven las alternativas ocupando alternativamente la primera posición de la carrera. Por fin llegan los últimos 300 m. Mario lanza un ataque demoledor y se dirige hacia la meta como una flecha y Mario Mola Díaz levanta triunfante la banda de la línea de llegada como ganador de la prueba final del Campeonato del Mundo. A 6” segundo entra Gomez Noya y a 41” segundos Vincent Luis. Un hecho destacado es que Mario corrió los 10 Km. En 28:59  ha batido una vez más el record de la prueba. Y por segunda vez gana el subcampeonato mundial.

En 28:59  ha batido una vez más el record de la prueba

El club de “fans” de Mario mencionado al principio de esta crónica, están enfervorizados, besos y abrazos se funden con los vítores a su querido atleta, hasta el extremo de lanzarse a la piscina a pesar de la hora (2:45 de la madrugada) y el frío, nada importa, la victoria de Mario lo justifica todo y además hay un hecho esperanzador; si los resultados de natación se consolidan, veremos a Mario ocupar con regularidad, la cúspide del  triatlón.

Estamos ante un hecho histórico, el triatlón español tiene en el equipo nacional a tres triatletas entre los cinco primeros puestos del Campeonato del Mundo; Fernando Alarza ha ganado la quinta plaza. Mario Mola la segunda posición y Javier Gomez Noya se proclama y con todo merecimiento el primer pentacampeón de este deporte, tres de ellos consecutivos y es sin lugar a dudas uno de los mejores deportistas de España. Los analistas deportivos están dilucidando quién es el mejor deportista español; entre Rafael Nadal y Pau Gasol. Sin ánimo de menospreciar a los mencionados (que se merecen con creces  la nominación, soy un ferviente admirador de los dos) ahora deberían incluir a Javier Gomez Noya.

Esmeraldo Díaz

1 Comentario en Mario Mola Díaz amarra el Subcampeonato Mundial de Triatlón

  1. VENANCIO GARCIA SERRA // 29 septiembre, 2015 en 12:22 // Responder

    IMPRESIONANTE LA CARRERA DE MARIO Y ESPECTACULAR EL RELATO “PERIODÍSTICO”
    ENHORABUENA A LOS DOS.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*