Mascarillas naturales antiarrugas

Las arrugas se deben, en gran parte, a la falta de nutrientes y humectación de la piel, es por ello que es muy útil aplicar una mascarilla.

Las mascarillas preparadas con el zumo o la pulpa rallada de zanahoria ejercen sobre la epidermis un efecto lenitivo, es calmante y tonificante y combate la formación de arrugas, además, conserva el bronceado.

También puede hacer una mascarilla de pepinos para pieles secas y así evitar las arrugas con el tiempo. Para ello debe mezclar el zumo de un pepino con dos cucharadas soperas de nata fresca, una vez mezclado se logra una pasta homogénea, se aplica en la cara y cuello durante 15 minutos y luego se quita con agua tibia.

Asimismo, se recomienda preparar una mascarilla de miel de abejas y avena. Debe mezclar la avena bien pulverizada con miel hasta lograr una pasta suave, se aplica en la cara y cuello por 20 minutos y luego se quita con agua.

Otra mascarilla muy efectiva es la de aguacate, ya que nutre la piel con vitamina E para darle humedad y elasticidad. Para su preparación debe machacar la pulpa de un aguacate y aplicarla como una mascarilla en el rostro. Déjela actuar por 10 minutos y lávese.

También puede mezclar una papa rallada con una infusión de manzanilla. Aplíquese la pasta en la cara por 15 minutos y después lávese con agua tibia. De igual forma, la mascarilla de zumo de uvas rejuvenece la piel de la cara, cuello y manos.

Finalmente, y no por ello menos efectivo, se recomienda machacar hojas de perejil y añadirlas al zumo de un limón. También puede agregar unas cucharadas de azúcar, ya que resulta un buen exfoliante combinado con estos ingredientes.

Recuerde que para todo este tipo de cuidados es fundamental la correcta hidratación, por lo que se debe beber mucha agua.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*